Estos Estándares Modelo de Conducta para Coaches Profesionales también han sido aprobados por el European Mentoring & Coaching Council, y la International Association of Coaching y  la  International Coaching Community.

​​Parte 1: Definición de coaching

La ICF lidera el desarrollo de una definición y una filosofía del coaching y además establece un conjunto de normas éticas que los socios de la ICF acatan y prometen respetar.

La ICF ha establecido un Código Deontológico para socios y coaches acreditados y un Proceso de Revisión Ética para quienes puedan estar disconformes con el comportamiento de un socio de la ICF o un coach acreditado.

Tanto los coaches como el público deben conocer el código deontológico y el proceso de revisión, así como los altos niveles de calidad con los que se comprometen los coaches socios de la ICF.​​​

codigo de ética

Sección 1: Definiciones

Coaching: el coaching consiste en trabajar junto con los clientes en un proceso creativo y estimulante que les sirva de inspiración para maximizar su potencial personal y profesional.

Relación de coaching profesional: se establece una relación de coaching profesional cuando el coaching incluye un acuerdo o contrato comercial que estipula las responsabilidades de cada parte.


Coach profesional de la ICF: un coach profesional de la ICF se compromete a practicar las competencias clave profesionales de la ICF y aplicar el código deontológico de ésta.
A fin de clarificar los roles en la relación de coaching, conviene a menudo distinguir al cliente del patrocinador. En la mayoría de los casos, el cliente y el patrocinador son la misma persona y, por ello, reciben la misma denominación de cliente. No obstante, con el objeto de identificarlos, la International Coach Federation define estos roles del modo siguiente:


Cliente: se trata de la persona o las personas que reciben la sesión de coaching.
Patrocinador: se trata de la entidad (incluidos sus representantes) que paga y/o se ocupa de organizar los servicios de coaching.
En cualquier caso, los acuerdos o contratos de coaching deben estipular claramente los derechos, los roles y las responsabilidades del cliente y del patrocinador, si no son la misma persona.



​​​​​PARTE 2: LAS NORMAS DEL CÓDIGO DEONTOLÓGICO DE LA ICF


Preámbulo: Los coaches profesionales de la ICF aspiran a comportarse de un modo tal que honren a la profesión de coaching, son respetuosos con los diferentes enfoques del coaching y reconocen estar sometidos a la legislación y a las normas aplicables.

Sección 1: Conducta profesional en general
Sección 2: Conflictos de intereses
Sección 3: Comportamiento profesional con los clientes
Sección 4: Confidencialidad y privacidad


PARTE 3: DEFINICIÓN DE COACHING


​Como coach profesional reconozco y acepto respetar mis obligaciones éticas y legales ante mis clientes y patrocinadores de coaching, mis colegas y el público en general. Prometo acatar el código deontológico de la ICF y aplicar estas normas en mis servicios de coaching.
Si infrinjo este juramento de ética profesional o cualquier parte del código deontológico de la ICF, acepto que la ICF según su criterio me responsabilice de ello. Acepto además que mi responsabilidad ante la IC por mi incumplimiento conlleve sanciones como la pérdida de mi titularidad como miembro de la ICF y/o mis acreditaciones de la ICF.



​ICF: Promoviendo el arte, la ciencia y la práctica del coaching profesional Página 4 de 3
Aprobado por la Comisión de ética y deontología, el 30 de octubre de 2008.Aprobado por la Junta directiva de la ICF, el 18 de diciembre de 2008



Normas éticas que los socios deben acatar