Desarrollo del mercado en Alemania

(Primera Parte)

Alemania es uno de los mercados más grandes para coaching en Europa. En lo que se refiere al número de coaches, Alemania está en la tercera posición a nivel mundial. Además, Alemania está entre los mercados de coaching mejor monitoreados por una gran variedad de estudios cuantitativos.


El siguiente texto trata de coaching ejecutivo ya que no hay investigación y por ende no hay datos sobre el mercado de life-coaching en Alemania. Lo que sí se puede afirmar sobre esa forma del coaching es que también ha estado en auge en los últimos años. Las formas más comunes del life-coaching son la programación neuro-lingüística, importado de Estados Unidos, las constelaciones familiares como método desarrollado en Alemania, y últimamente el “mindfulness coaching”.


Igual que Reino Unido, Alemania es uno de los países en los que el concepto del coaching entró relativamente temprano. Hoy en día hay ciertos indicios de que el mercado ya no se encuentra en una fase de boom y está entrando en madurez.


Por ello, las fases de desarrollo del mercado alemán pueden servir como ejemplo para mercados de coaching en desarrollo como México.

Las diferentes fases de desarrollo por las que pasó el mercado alemán de coaching pueden servir como ejemplo para México como un país con un mercado de coaching todavía en desarrollo.

El coaching ejecutivo llegó a Alemania desde Estados Unidos a mediados de los años 80. Uno de los pioneros del coaching en el país germano fue Wofgang Looss, quien publicó el primer artículo sobre esa nueva técnica en 1986 en una importante revista para ejecutivos.

 

Aunque en Estados Unidos el Coaching fue una herramienta de desarrollo mayormente para un nivel de jerarquía media, en Alemania empezó como un servicio enfocado en los más altos rangos del liderazgo. Esa exclusividad y la clientela en los altos rangos empresariales apoyaron mucho a popularizar el concepto del coaching en Alemania a través de los medios.

 

Cuando una empresa de consultores hizo la primera encuesta sobre coaching en Alemania en 1989, todavía la mitad de los responsables de recursos humanos en las empresas no conocían esa metodología, y solo el 19% habían usado algún proceso de coaching. En 1998, menos de 10 años después, prácticamente todos los encuestados sabían del coaching y el 85% lo usaba en sus organizaciones.

En menos de 10 años, de 1989 a 1998, el porcentaje de empresas que usaban Coaching en Alemania incrementó de 19 a 85%.

El gran auge del coaching en la década de los 90 en Alemania también se debía a su adopción por los departamentos de recursos humanos que empezaron a verlo como una herramienta ideal para el desarrollo de líderes en todos los niveles de la jerarquía. Con el incremento de la demanda en las organizaciones surgió la figura del coach interno, un empleado de la empresa, como alternativa al coach externo. La década de los 90 fue también el tiempo de la nueva conciencia sobre la importancia del factor humano en el liderazgo. Fue por ejemplo en 1995, cuando Daniel Goleman publicó su libro “Emotional Intelligence: Why it can matter more than IQ”.


En estos años también se discutieron y en su mayoría resolvieron las preguntas sobre ocasiones para dar coaching, los métodos que se deben usar, los temas a tratar en procesos de coaching, y las características ideales de coach y coachee para el éxito en la relación de coaching.

A partir del año 2000 el coaching se popularizó en Alemania y consultores de cualquier índole se empezaron a llamar coaches para subirse al tren del coaching ejecutivo.

En la primera década del nuevo milenio, el éxito del coaching y su popularidad atrajo muchos profesionales que habían trabajado con otros conceptos y bajo otras denominaciones. Consultores y Entrenadores se empezaron a llamar “coaches” sin usar el repertorio clásico de esa profesión. Esa tendencia se manifestó en el surgimiento de un sinfín de nuevas formas de adjuntar la palabra coaching a diferentes actividades.


Consultores de carrera se empezaron a llamar “career-coaches”, entrenadores de ventas “sales-coaches”, organizadores de seminarios “team-coaches” etc. Actualmente, se estima que existen alrededor de 9,000 coaches en Alemania que trabajan como tales. Al mismo tiempo, se estima que hay aproximadamente 35,000 personas en ese país que se autodenominan “coach”.

De 2000 a 2010, el mercado del Coaching en Alemania siguió creciendo a doble dígito año tras año.

A pesar de un incremento significativo de personas que ofrecieron este servicio, de 2000 a 2010 la demanda para procesos de coaching siguió incrementando en Alemania. Inclusive la crisis económica mundial y la crisis del Euro en 2008/2009 aumentaron la demanda en vez de afectarla negativamente. Al mismo tiempo, los honorarios por hora crecieron y llegaron a más de 200 Euros en promedio para clientes empresariales (el honorario promedio por día fue de 1,500 Euros). En consecuencia, de 2000 a 2010, el mercado del coaching siguió creciendo a doble dígito año tras año, entre 2008 y 2012 todavía con un incremento de 10% por año.

 

Sin embargo, en los últimos años, por primera vez se levantaron voces que advirtieron la saturación del mercado. Según una de las asociaciones profesionales de coaching más importantes de Alemania, en un solo año más de 4,000 personas pasan por una formación de coaching. Además, - mencionan esos escépticos - la gran mayoría de las empresas ya tienen sus listas de coaches de confianza y entrar será muy difícil para nuevos coaches.

 

Los críticos también destacan el hecho de que en Alemania la mayoría de los coaches gana sólo una tercera parte de su ingreso con coaching.

Sin embargo, en los últimos años, por primera vez se levantaron voces que advirtieron la saturación del mercado y aconsejaron contra el coaching como una carrera profesional.

Sin embargo, el mercado sigue creciendo. Además, muchos de los que pasaron por una formación de coaching no tienen la intención de trabajar como tal. Más bien quieren usar el coaching en su trabajo, por ejemplo como jefe o responsable de recursos humanos.


También, hay que tomar en cuenta que el mercado de coaching todavía forma menos del 2% del mercado total de consultoría. Entrar con coaching desde otras formas de consultoría - por ejemplo, otras formas de desarrollo de recursos humanos o entrenamientos más tradicionales - es todavía un enorme potencial. Un caso específico son entrenamientos de Lean Management que cada vez más se combinan con procesos de coaching. En Alemania, un país con una cantidad muy grande de empresas de mediano tamaño y familiares, la creciente conciencia de esas empresas sobre el potencial de coaching significa otro gran potencial.

A pesar de los malos augurios, muchos expertos coinciden en que el coaching todavía tiene un muy alto potencial en Alemania.

Aunque en promedio los coaches ganan sólo algo más de 32% de su ingreso total con coaching según un estudio del 2016, el 10% de los encuestados que revelaron ese dato ganaba más de 75% de su ingreso anual a través de ello. Además, hay que tomar en cuenta que las otras formas de consultoría y entrenamiento ofrecidas por los coaches fueron básicamente entrenamientos y desarrollo de personal, servicios cercanos al coaching que en muchos casos se venden a los mismos clientes.

 

 

Fuentes:

Looss, Wolfgang (1986). Partner in dünner Luft. Manager Magazin, 8, S.136-140.

Böning, Uwe y Fritschle, Brigitte (2005). Coaching fürs Business. managerSeminare Verlags GmbH, Bonn.

Tagesspiegel 11 de marzo 2012, Judith Jenner, Coach werden: lohnt sich das noch?

3. Marburger Coaching-Studie 2013. Philipps Universität Marburg.

15. Coaching-Umfrage Deutschland 2016/2017, Jörg Middendorf, Büro für Coaching und Organisationsberatung (BCO).

Richter, Christiane, Reitz Peter (2016). Jetzt werde ich Coach!

Zeit Online, 9 de febrero 2017, Anna Gauto, Dann werd ich halt Coach, https://www.zeit.de/2017/05/lebensberatung-ausbildung-unternehmensberatung-personalberatung-coach