Conseguir que los coaches credencializados sean los preferidos por el público.

Ser considerada la fuente más creíble y fiable de información para los socios, la profesión y el público.

Definir niveles de referencia para los coaches profesionales, tanto a nivel teórico como práctico

Aumentar el valor y el beneficio de la participación en la ICF.​

Aliarse con socios estratégicos y de recursos para beneficio de los socios de la organización​

Organizar conferencias regionales e internacionales.​

Fomentar debates temáticos a través de los grupos de intereses especiales.​

Fomentar y divulgar la investigación en coaching.​

Ofrecer oportunidades de colaboración mediante los Chapters locales de la ICF​

Desarrollar un programa de acreditaciones reconocido internacionalmente.​

Establecer un código profesional deontológico y de calidad.​

Unir a sus socios en una comunidad de coaching global.

​La ICF prevé un futuro en el que el coaching sea parte integral de la sociedad y en el que los socios de la ICF representen la máxima calidad en coaching profesional. Para materializar esta visión, la ICF trabaja con los siguientes objetivos:

Sus competencias fundamentales de coaching.

​El propósito básico de la ICF es liderar el avance global de la profesión del Coaching. Nuestro objetivo inmediato es situar a la ICF en un nivel más alto y convertirla en una voz firme (y unificada) para la profesión del coaching, cada vez con más valor para sus socios.

En la actualidad, la ICF goza de reconocimiento en todo el mundo por:

Liderar el avance global de la profesión del Coaching.

PropÓsito de ICF

Establecer pautas para los programas de formación de coaches.​